Poema al DF. Poema a Tijuana. 08 06 08

qué desamparo terrible:
cuelga un higo muerto en el cable electrificado;
una muela negra estalla en el hocico del mendigo al imaginar un peso;
en la tierra se juegan cosas con pelota violenta y puntapiés imperativamente colisiónales;
un pie arrastra las uñas siguiendo su propia pista de esmalte amarillo y amargo.

Por fin, (Toluca-Tijuana)
el avión,

el abrazo de la casa materna.